BODEGAS: Empleados de Quetico, LLC recibirán recompensa

ALEJANDRO CANO/ESPECIAL PARA LA PRENSA
En total, la compañía Quetico, LLC, que almacena productos que eventualmente son enviados a las tiendas Wal-Mart, deberá pagar $1.1 millones a 865 trabajadores y $200,000 en multas por las anomalías encontradas por investigadores de la División para el Cumplimiento de Normas Laborales de California.

Después de varios meses de litigio, el estado de California le ordenó a una compañía del Condado de San Bernardino que procesa mercancías para la cadena de supermercados Wal-Mart y otros minoristas, pagar más de un millón de dólares que fueron injustamente no pagados a 865 trabajadores de bodega en un lapso de tres años.

La sanción es la más grande hecha contra una bodega en California.

El fallo a favor de los bodegueros ocurrió el lunes, 28 de enero, mismo día en que la División para el Cumplimiento de Normas Laborales de California (DLSE por su sigla en inglés), emitiera citaciones en contra de la compañía Quetico, LLC, ubicada en la ciudad de Chino.

“Los trabajadores enfrentan condiciones de trabajo particularmente notorios en Quetico. Los trabajadores fueron rutinariamente castigados si exigían pago por el tiempo trabajado. Muchos de ellos se vieron obligados a no exigir sus pagos con tal de mantener sus empleos”, comentó Guadalupe Palma, directora regional de Trabajadores de Bodega Unidos (WWU por su sigla en inglés). “Muchos de los problemas que vemos comúnmente en bodegas en todo el Sur de California están concentrados en ésta bodega. Estamos agradecidos que el estado haya tomado estas drásticas medidas”.

En total, la compañía Quetico, LLC, que almacena productos que eventualmente son enviados a las tiendas Wal-Mart, deberá pagar $1.1 millones a 865 trabajadores y $200,000 en multas por las anomalías encontradas por investigadores de DLSE.

Esta penalidad es la más grande hecha contra una bodega en California, dijo Peter Melton, vocero para el Departamento de Relaciones Industriales de California. Los ingresos de tiempo extra no pagado cubre un periodo de tres años del 1 mayo 2009 al 30 de abril 2012, dijo Melton.

El fallo alega la compañía se negaba a pagar tiempos extra, tiempos de comida, alteraba las tarjetas de pago y amenazaba con despido a todo aquel trabajador que se quejara.

Según los cargos del estado, dirigidas por la Comisionada de Labor de California Julie Su, uno de los problemas centrales es que Quetico solamente tiene tres reloj registradores para más de 100 empleados. Esto quiere decir que los empleados tenían que entrar temprano o recortar sus descansos para hacer fila y poder meter su tarjeta de pago al reloj registrador.

Por tales anomalías, la compañía fue citada en varias ocasiones el año pasado, indicó WWU.

En mayo de 2012, la División de Seguridad y Salud Ocupacionales de California (Cal/OSHA por sus siglas en inglés), multó a la compañía por no proveer condiciones laborales seguras y servicios inodoros insalubres.

En junio, DLSE determinó que por lo menos tres trabajadores fueron víctimas de represalias tras exigir sus pagos. Los tres trabajadores, aunados a un grupo numeroso, esperan el veredicto de una queja entablada con la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo (NLRB por su sigla en inglés).

“Quetico es estricto a la hora de aplicar sus normas a los trabajadores y es justo que el estado aplique las leyes cuando se violan. Estoy satisfecho de que las leyes se hagan valer… los trabajadores hemos logrado justicia”, comentó Abraham Guzmán, empleado beneficiado por el fallo.

Quetico, la cual opera centros de distribución en Canadá y México, respondió al fallo alegando estar totalmente en desacuerdo e indico entablara una apelación para proteger la reputación de la compañía, misma que según el comunicado emitido por altos funcionarios, “no sólo paga a sus empleados por las horas trabajadas” sino también ofrece “beneficios muy superiores a las normas de la industria”.

La empresa ofrece pago de vacaciones, plan de jubilación y reparto de utilidades del 100 por ciento ofrecido por su empleador, indicaron oficiales de Quetico en un comunicado de prensa el 28 de enero.

“La idea de que Quetico impide sistemáticamente a los empleados recibir pagos y beneficios como lo estipula la ley es indignante, engañosa y falsa”, indicó el comunicado. “Quetico tiene 18 años de historia de tratar a los empleados de manera justa, honesta y respetuosa y cree que si el proceso de apelación toma en cuenta la evidencia provista, la conclusión anunciada por la comisionada Su será radicalmente diferente”, dijo Quetico.

El comunicado concluyó indicando que la compañía, la cual ha generado ingresos de más de 100 millones de dólares por año en los últimos años, entiende la misión de la comisión del trabajo y apoya los esfuerzos de aplicación que benefician a los trabajadores.

“Al mismo tiempo, Quetico ha sido testigo de primera mano como la aplicación de tales esfuerzos injustamente pueden dirigirse a los empresarios honestos, muchos de los cuales ya han optado por abandonar California en detrimento de los mismos trabajadores que el estado está tratando de proteger”, indicó el comunicado.

Trabajadores de varias bodegas de Inland Empire se enfrascan en contiendas legales con empresas que supuestamente violan las leyes laborales.

En octubre de 2011, trabajadores de Schneider Logistics, la cual también almacena y distribuye productos a las tiendas Wal-Mart, entablaron una demanda por supuestamente no recibir pagos justos como lo ordena la ley.

A principios de este año, la juez Christina Snyder del Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito central de California, indicó que la compañía Wal-Mart podía ser incluida en la demanda que intenta recuperar varios millones de dólares no pagados a los trabajadores.

Las anomalías salieron a la luz gracias al apoyo de WWU, una organización con sede en Ontario que tiene como misión mejorar la calidad de vida de los trabajadores de bodega de Inland Empire.

Palma, la directora regional de WWU, instó a la gente a reportar cualquier anomalía encontrada en sus lugares de trabajo directamente con el departamento de trabajo de California o bien con WWU.

“Los trabajadores pueden permanecer anónimos pero sus quejas ganan validez cuando dan sus nombres. Es su derecho exigir se haga valer la ley laboral”, concluyó Palma.