INCENDIO: Pirómano Rickie Lee Fowler sentenciado a muerte

STAN LIM/THE PRESS-ENTERPRISE
Rickie Lee Fowler en la sala del tribunal minutos antes de ser sentenciado el lunes, 28 de enero 2013 en San Bernardino.
1 de 2 Next Image

Un jurado dictó sentencia el lunes, 28 de enero para Rickie Lee Fowler, el hombre que dicen es el responsable por la muerte de cinco hombres y la destrucción de unos 91,000 acres de terreno.

Fowler, 31, aventó una bengala de carretera, causando el incendio ahora denominado “Old Fire”, el 25 de octubre 2003. Las llamaradas duraron nueve días.

La quemazón destruyó 1,000 estructuras, costó unos $38 millones en daños y recursos para sofocarlo. Además unas 70,000 personas fueron evacuadas de 29 comunidades.

Fowler también fue hallado culpable en octubre 2009 por causarle la muerte a cinco hombres: Robert Taylor, 54, Charles Cunningham, 93, y James McDermith, 70, todos de San Bernardino; Chad Williams, 70, de Crestline; y Ralph McWilliams, 67, de Cedar Glen. Todos murieron durante o poco tiempo después del incendio de un ataque al corazón, causado por el estrés del incendio.

“Old Fire” comenzó en la intersección Waterman Canyon Road y la Carretera 18 cerca de San Bernardino. Durante los nueve días las llamaradas se esparcieron desde Devore y Crestline, al este hacia Cedar Glen cerca de Lake Arrowhead en las Montañas de San Bernardino.

El Juez de la Corte Superior del Condado de San Bernardino Michael A. Smith, aceptó la recomendación de sentencia de muerte para Fowler, aunque tuvo la opción de enviarlo a prisión estatal sin posibilidad de libertad condicional.

Los abogados acusadores dicen que Fowler fue el pirómano, aunque Martín Valdéz Jr., un amigo de Fowler quien después murió baleado en Muscoy, también iba con Fowler el día del incidente.

En una versión de los hechos Fowler había dicho que Valdéz había sido el que había lanzado la bengala.

Durante las investigaciones se supo que Fowler estaba enojado con John Aylward, un conocido de la familia que vivía en Waterman Canyon Road porque lo había echado de la casa de su madre a causa de su comportamiento. En una entrevista con los detectives Fowler dijo que había visitado esa área con la intención de meterse a robar a la casa de Aylward.

En un caso separado, Fowler fue sentenciado en el 2012 de 75 años a vida por la violación de un compañero de celda en agosto 2010 (durante este tiempo Fowler esperaba ser enjuiciado por el Old Fire).

Fowler es ahora el segundo hombre, desde el 2009, del área del Inland en ser enviado a servir la pena de muerte en la Prisión de San Quintín por causar muertes a causa de un incendio provocado.

El otro hombre es Raymond Lee Oyler, culpable por el incendio Esperanza de octubre del 2006, el cual causó la muerte de cinco bomberos en las Montañas de San Jacinto.