ONTARIO: Buscan restos de un hombre en el patio de una casa

JOHN ASBURY/THE PRESS-ENTERPRISE
Vehículos de policía de Ontario están rodeando la casa en South Palm Avenue mientras que detectives forenses buscan evidencia de un hombre desaparecido identificado como Oscar Escobar, de 29 años y residente de Orange County.
1 de 2 Next Image

Oficiales del Departamento de Policía de Ontario ya tienen tres días escavando en el patio de una casa, aparentemente buscando los restos de un hombre de Orange County que desapareció hace unos cuatro meses.

El viernes, 1 de febrero, la policía regresó a la casa, ubicada en South Palm Avenue, donde detectives creen que hayarán evidencia relacionada con la desaparición del camionero Oscar Escobar, 29, residente de Laguna Hills.

Las autoridades llevaron a perros policías especializados en olfatear cadáveres el jueves, 31 de enero. Aunque los oficiales no han dicho claramente que buscan restos de un cuerpo humano, los detectives están escudriñando la parte trasera de la casa y debajo de un porche, buscando evidencia forense, dijo el Sargento del Departamento de Policía de Ontario, David McBride.

La última vez que vieron a Escobar, fue en Fontana después de haber hecho una entrega en Victorville.

Amigos de Escobar dicen que lo vieron en Fontana la mañana del 28 de agosto 2012 cerca de Foothill Boulevard y Mango Street donde iba a encontrarse con un amigo.

Las autoridades no dijeron qué los llevó a investigar a la casa de Ontario. Escobar fue reportado perdido por su familia el 4 de septiembre cuando ya no regresó.

Hasta el momento la policía no ha encontrado evidencia notable, dijo McBride el viernes.

Tres residentes de esa casa fueron interrogados por la policía el miércoles y después fueron puestos en libertad. No se han hecho arrestos y la policía no considera a esos tres residentes como sospechosos, dijo McBride.

La policía había respondido a llamadas de vecinos que se quejaban sobre actividades en esa casa, dijo McBride, aunque no elaboró en detalle sobre las quejas.

El viernes por la mañana la mayor parte de la calle permanecía cerrada con cinta policial y una docena de patrullas. Además, un helicóptero rondaba cerca de la casa mientras que expertos forenses trabajaban en el patio.