YUCAIPA: Varios muertos por choque de autobús que viajaba de Big Bear a Tijuana

  /THE ASSOCIATED PRESS
El autobus que choco cerca de Yucaipa.
1 de 14 Next Image

Funcionarios forenses siguen buscando por la mañana el lunes las ruinas de un autobús adonde al menos a ocho personas, quizás diez, murieron y a docenas más heridas al norte de Yucaipa.

El autobús quedó destrozado estacionado en la Carretera 38, al norte de Bryant Street, dejando un rastro de destrucción a su paso.

Agentes de la Patrulla de Caminos de California (CHP por sus siglas en inglés) dijeron que el autobús era demasiado inseguro para abordar para recuperar dos cuerpos restantes.

La cifra de las personas a bordo sigue siendo poco clara. Funcionarios CHP creo que es en alguna parte entre 35 y 43 personas resultaron heridas, aunque no tienen una lista de pasajeros de cuántas personas estaban a bordo, el oficial de la CHP Mario López.

Asimismo, las autoridades no saben cuántas personas iban en la camioneta o los otros vehículos involucrados en el accidente.

Ninguno de los muertos han sido identificados y muchos familiares de los muertos o heridos han sido notificados. Una vez que el autobús se considera segura, los funcionarios de cogeneración prevista para buscar el autobús para las pertenencias personales y otra identificación.

El Equipo Multidisciplinario de Investigación de Accidentes del CHP y funcionarios forenses batieron la escena, recogiendo las mochilas de los niños y otras pertenencias esparcidas por la carretera.

Un camión de recogida aplanado azul permaneció en la carretera, junto con un Saturno negro.

Las autoridades todavía no están claros qué causó el accidente o cómo ocurrió. El CHP examinará el autobús y los informes de fallo de los frenos u otras fallas mecánicas.

El conductor del autobús fue hospitalizado y fue entrevistado por las autoridades, que también están investigando un posible error del chofer.

Cuando el autobús perdió control por un camino de montaña sin frenos el conductor gritó a los pasajeros que llamaran al 911 antes del choque violento.

Sin embargo, los gritos por el conductor fueron inútiles porque nadie tenía una recepción móvil en la zona agreste, dijo el pasajero Gerardo Barrientos, de 28 años.

Jordi García, gerente de InterBus Tours, dijo que su compañía organizó el viaje turístico del domingo. Dijo que 38 personas partieron de Tijuana, México, a las 5 a.m. del domingo para pasar un día de esquí en Big Bear.

“La información que tenemos es que los frenos del autobús fallaron y se produjo el accidente”, agregó.

El vocero de la Patrulla de Caminos de California Mario López que el conductor del autobús reportó problemas con los frenos mientras descendía de una montaña por la carretera estatal 38, antes de chocar con la parte trasera de un sedán, volcar y chocar contra la camioneta que traía un remolque.

Consulado mexicano ayudando victimas, familiares

La compañía dijo en su página de Facebook que “con respecto a todos los afectados, no estamos publicando la lista de pasajeros”.

Asimismo, las autoridades por el momento no saben cuántas personas iban en la camioneta o los otros vehículos involucrados en el accidente.

Ninguno de los muertos han sido identificados y muchos familiares de los muertos o heridos no han sido notificados. Una vez que el autobús se considere seguro y estable, los funcionarios pueden buscar en el autobús las pertenencias personales y otras tipos de identificación.

María Salazar, de San Diego, estaba en Loma Linda University Medical Center el lunes, donde su hija estaba siendo tratada por lesiones. La hija, Diana Maldonado García, de 28 años, se había inscrito para el viaje a Big Bear con un grupo de seis amigas de la infancia. Este era el primer viaje de Maldonado a Big Bear.

Una de las amigas también se encuentra en Loma Linda, por lo menos otras tres fueron atendidas y han salido del hospital, dijo Salazar. Ella dijo que no creía que ninguna de las amigas había muerto en el accidente.

Maldonado, una cocinera en un McDonalds de San Diego, donde ella reside, se encontraba en condición estable, pero tiene varias lesiones en su parte superior del cuerpo, incluyendo contusiones faciales, una lesión en el hombro y una lesión en la cabeza. Al mediodía del lunes, estaba esperando para hablar con un cirujano, dijo su madre.

Salazar recordó descripción de Maldonado del accidente: Los pasajeros notaron por primera vez que algo andaba mal cuando el autobús empezó a caminar a toda velocidad en las curvas. La gente gritaba, y alguien le advirtió a ella que debían rezarle a Dios. Maldonado entonces se cubrió la cabeza con su sudadera. Segundos después ella vagamente recuerda que con su cabeza y hombros rompió una ventana del autobús y sintió que iba por el aire. Después de eso, ella recuerda que una amiga la despertó, preguntándole que si estaba bien.

Maldonado fue trasladada por helicóptero a Loma Linda.

Salazar se enteró del accidente por medio de otra de sus hijas, quien había recibido una llamada de una de las amigas de Maldonado que también iba en el autobús.

Salazar estaba en Tijuana visitando a una de sus hijas que vive en esas ciudad, cuando recibió la noticia. Tuvo que esperar cuatro horas para cruzar la frontera, dijo. Ella no sabía si su hija estaba viva o muerta

“Cuando uno escucha que ha habido un accidente y personas han muerto, como madre, piensas lo peor”, dijo. Pero cuando llegó al hospital y la miró, su corazón estuvo más tranquilo, dijo. “Sentí algo muy bonito”, dijo la madre con las lágrimas rodando de sus ojos. “La verdad es que yo me esperaba otra cosa…damos gracias a Dios”.

La vocera y gerente de relaciones pública del hospital Redlands Community Hospital, Nikyah Pfeiffer, dijo que el domingo recibieron a seis víctimas. Una fue trasladada al hospital Loma Linda, cuatro fueron dadas de alta un una mujer no identificada había fallecido a una hora aún no determinada.

El vocero de Loma Linda, Herbert Atienza, dijo que el domingo habían recibido cinco víctimas. El lunes por la mañana recibieron a tres más, dijo Atienza.

Las condiciones de las víctimas, a partir del medio día del lunes, estaban en las siguientes condiciones: una menor de edad estaba en condición crítica; una menor de edad en condición estable; un menor en condición estable; un hombre en condición seria; dos mujeres adultas en condición estable; un hombre en condición estable; y un adulto en condición crítica.

Grito que no podían parar

Los representantes de Interbus y el consulado mexicano se encontraban en el Centro Médico Regional Arrowhead en Colton lunes por la tarde para hablar con sus familiares.

Raquel y Reina Sosa hablaron con los dos representantes después de pasar 11 horas con su madre, María Rojas, de 52 años, en el sitio de cuidados intensivos. Condujeron desde Tijuana justo antes de la medianoche del lunes, tan pronto como se enteraron de la tragedia y, después de llamar a varios hospitales, se enteraron de que su madre estaba en Arrowhead Regional.

Las hermanas dijeron que su madre les dijo que el conductor estaba entrando en pánico porque los frenos estaban fallando ya que el autobús viajó cuesta abajo. Le gritó que no podía parar, dijeron.

“Todo nos indica que se trataba de un defecto mecánico”, dijo Reina Sosa, de 28 años, mientras estba sentada en el vestíbulo del hospital Arrowhead. “Pero creo que deberían haber inspeccionado el bus antes de salir”.

Reina Sosa dijo que su madre les dijo que el conductor nunca tocó el claxon del autobús o poner las luces de emergencia para advertir a otros vehículos de los problemas con los frenos.

Si el conductor lo hubiera hecho, dijo Raquel Sosa, de 30 años, “a lo mejor podría haber hecho el impacto menos severo”.

Algunos pasajeros entraron en pánico, las hermanas, dijeron. Su madre temía que el autobús estaba a punto de estrellarse. Consoló un muchacho de 14 años de edad sentado a su lado.

 “Mi mamá puso su brazo alrededor de él y lo protegió”, dijo Reina Sosa.

Cuando el autobús se estrelló contra el coche, los dos se agacharon, María Rojas aún con el brazo firmemente alrededor del muchacho, dijo Reina Sosa. Se deslizaron en parte bajo el asiento mientras el autobús estaba dando vueltas, dijo.

María Sosa luego perdió el conocimiento, Reina Sosa dijo. El joven está siendo atendido en otro hospital, dijo.

Reina Sosa dijo que su madre sufrió una fractura en el brazo, la clavícula fracturada y lesiones en las costillas y el pecho. Pero, dijo, están aliviados las lesiones no eran peores y que va a sobrevivir.

“Ella está bien”, dijo Reina Sosa. “Ella es consciente y hablaba con nosotros.”

Compañía de autobús

Los letreros en el autobús indicaron que era operado por la compañía Scapadas Mágicas LLC, con sede en National City, Calif. Sus registros federales de transporte muestran que tiene licencia para llevar pasajeros en viajes interestatales y que no ha sufrido accidentes en los últimos dos años.

Pero la compañía fue multada al menos 36 veces por violaciones de seguridad, según los documentos.

Scapadas Mágicas LLC de National City tuvo resultados peores que 75 por ciento de las empresas de autobuses de Estados Unidos con un número similar de inspecciones, según Federal Motor Carrier Safety Administration. Violaciones oscilan entre pérdidas de aceite y problemas con los frenos.

La compañía tenía una violación en los últimos dos años en relación a la aptitud del conductor, de acuerdo a los registros.

InterBus dijo en su página de Facebook que el sub-arrendatario para el viaje - aparentemente refiriéndose a Scapadas Mágicas - tenía seguro para cubrir el accidente.

“Estamos profundamente apenados por lo sucedido”, dijo en español Interbus, y agregó que sus empleados estarían en hospitales donde los heridos fueron aceptados.

“Interbus Tours y todo su equipo estamos trabajando para apoyar a nuestros clientes y familiares que lamentablemente sufrieron un accidente bajando de las montañas de Big Bea”, dijo un oficial de Interbus via Facebook.

Pero una mujer, Mariela García, comentó en la página de Facebook de Interbus que estaba en Loma Linda University Medical Center, y ella no pudo encontrar uno de la compañía de autobuses o el consulado mexicano para ayudarla.

Una mujer llamada Laura Sánchez le suplicó a los lectores en la página de Facebook de Interbus que le ayudaran a localizar a su hermana.

“Cualquier informacion del paradero de Liliana Sanchez X favor envienmela x inbox. Es mi hermana! Aun no la localizamos”, escribió en la página a eso de las 7 a.m. del lunes.

Un anuncio promocional de la gira dijo que el viaje cuesta $40. Un anuncio para un 20 de enero viaje a Big Bear dijo que el autobús estaba programado para salir a las 5 am Tijuana y dejar de Big Bear a las 5 pm