RIVERSIDE: Teniente de la policía arrestado bajo sospecha de DUI

  /CORTESIA
Larry Gonzalez, un teniente de la Policia de River side, está acusado de conducir ebrio.
1 de 2 Next Image

Un teniente de la policía de Riverside fue arrestado bajo sospecha de conducir ebrio el domingo, 3 de febrero.

El Teniente Larry González, de 44 años, es acusado de conducir un vehículo de la policía sin insignias policiales cuando chocó contra un buzón y un muro a eso de las 2 a.m. en la cuadra 6700 de Rycroft Drive en el área Canyon Crest de Riverside.

González, un veterano de 20 años en la fuerza, es un comandante de guardia.

Los oficiales le dieron a González una prueba de aliento para verificar el nivel de alcohol; se le quitó la licencia de conducir, la cual puede ser suspendida por 30 días por el DMV; y fue arrestado y multado. Los oficiales después llevaron a González a su casa en Riverside.

Chris Vicino, el Jefe Asistente de la Policía, dijo que la política del departamento de policía les permite llevar a un sospechoso de DUI a su hogar si una persona responsable firma una forma de liberación. La política también permite que alguien recoja a un sospechoso en la escena si el documento se firma.

La policía de Riverside fue incapaz de dar detalles sobre con qué frecuencia ocurre esto.

El Alcalde de Riverside William "Rusty" Bailey, entrevistado martes antes de la junta del Concejo, dijo que ha pedido al Jefe de Policía, Sergio Díaz esa cifra.

Vicino dijo que los sospechosos de DUI son generalmente fichados y puesto en libertad, y que el Departamento de Policía se preocupa por las personas, que después de ser puestas en libertad, vayan caminando por el centro intoxicados y que por eso llevan a algunos a sus casas.

Vicino dijo que no sabía dónde había estado González inmediatamente antes del accidente.

A principios de la tarde, González asistió a una fiesta de despedida para el Teniente Chris Manning, dijo Bailey, quien también asistió a la fiesta en el Riverside Elks Lodge.

Bailey dijo que dejó la fiesta a las 9 p.m., y que "Él (González) estaba sobrio cuando me fui".

Además de los cargos criminales, González se enfrenta a una investigación interna para determinar si cometió una conducta impropia de un oficial de policía, dijo Vicino.

González se mantiene en servicio, y su conducción está restringida, dijo Vicino. La abogada de González, Tera Harden, dijo que él recibió una licencia de "administración per se" que es válida por 30 días, a cambio de la licencia que le quitaron. Ella se negó a comentar sobre el caso.

No parece que los cargos han sido presentados en el caso.

El martes por la noche, John Hall, portavoz de la oficina del fiscal de distrito del condado de Riverside, dijo que no estaba familiarizado con el incidente y que no sabía si el Departamento de Policía de AOS informe había llegado a la oficina del fiscal de distrito.

La situación va en paralelo con el incidente del 2010, involucrando al entonces jefe de la policía Russ Leach, quien fue detenido en estado de ebriedad cuando estaba manejando en dos rines después de un accidente.

La ciudad de Riverside sufrió una reacción de retroceso porque desde el inicio los comandantes del departamento de policía no fueron a la escena, los administradores de la ciudad dijeron que no fueron informados de inmediato, y esos mismos administradores fueron lentos para responder a las preguntas de los medios.

Después de tres meses de una investigación por asuntos internos, el entonces administrador de la ciudad Brad Hudson reconoció más tarde que Leach recibió el tratamiento preferencial.

Leach inmediatamente tomó un retiro médico y más tarde se declaró culpable de un cargo menor de conducir bajo la influencia.

En el incidente de González, el subjefe Mike Blakely y el capitán Ed Blevins fueron al lugar del accidente. ElJefe Sergio Díaz fue notificado en el medio de la noche, y Díaz notificó al administrador municipal Scott Barber a las 8:35 am, dijo Cindie Perry, portavoz de la ciudad.

Barber dijo que el incidente fue manejado adecuadamente, de acuerdo con Perry.

El alcalde Bailey dijo que creía que el incidente fue manejado de acuerdo con la política del Departamento de Policía.

Esto demuestra que el Departamento de Policía ha aprendido del caso Leach, dijo Bailey.

"Ahora, sólo quiero ver cuáles son sus prácticas para asegurarnos de que estamos predicando con el ejemplo", dijo Bailey.