FAMILIA MENDEZ: Liderando la lucha contra la segregación

OLGA ROJAS/LA PRENSA
Sylvia Méndez, cuyos padres tomaron acciones legales que lograron eliminar la segregación escolar.
1 de 7 Next Image

Era el año 1944 y la tía Soledad (Sally) trató de inscribir a sus hijos y sobrinos en la Escuela Westminster en Orange County. Sus hijos de apellido Vidaurri y de piel clara si iban a ser aceptados, pero no sus sobrinos de piel oscura y apellido Méndez.

Era la época donde había segregación racial en las escuelas, los niños mexicanos que vivían en los Estados Unidos iban a escuelas mexicanas, aquellas de menores recursos y ubicadas en zonas pobres.

Los esposos Méndez: Gonzalo originario de Chihuahua, México y Felicitas de Juncos, Puerto Rico eran rancheros, dueños de tierras y procedieron, junto a otras cuatro familias, a demandar a la escuela. No sin intentar primero dialogar con el Distrito Escolar, que también les negó la posibilidad de inscribir a sus hijos en dicha escuela, que era la más cercana a su domicilio.

La hija mayor de esta pareja, Sylvia Méndez estuvo como invitada de honor en la Escuela Primaria Jefferson de Corona, donde platicó con los padres sobre lo que ellos pueden hacer por sus hijos.

“A veces no podemos ayudar a nuestros hijos con dinero, ni con las tareas, pero lo importante es inspirarlos y eso fue lo que me ayudó a mí. Mi mamá siempre me decía: Claro que puedes hacerlo, sí se puede”, dijo Méndez.

Méndez expresó sentirse contenta y orgullosa de estar en Corona y planteó la realidad que muchos estudiantes están desertando de las escuelas.

“Los latinos vamos a ser la mayoría del país, ya lo somos en California y muchos se asustan, dicen que no podemos aprender. Pero el caso de mis padres enseñó que si tenemos valor y nos educamos podemos salir adelante. Vamos a formar a nuestros hijos para que sean los líderes de este gran país”, dijo.

Méndez además expresó que las escuelas de los Estados Unidos son gratis y de las mejores del mundo, que las personas son afortunadas por vivir aquí.

“Vamos a estar allí como padres para apoyar a nuestros hijos en lo que podamos, hay que decirles: va a ser difícil, pero yo sé que puedes lograrlo”, comentó Sylvia Méndez.

En ese escenario donde asistieron más de cien padres proyectaron un video donde explicaron que la Escuela Westminster no eran diferente a las del resto del país en esa época, donde se aceptaban sólo a estudiantes anglos o de descendencia europea en las mejores escuelas, lo cual era inconstitucional.

Sandra Méndez, otra de las hijas de esta pareja dijo en ese video, que en su casa nunca hablaron de la segregación a la cual pretendían someter a los hijos, ni de demanda que habían ganado sus padres.

“Estudiando en la Universidad de California en Riverside (UCR) nos hablaron de los Méndez, Gonzalo y Felicitas y yo no podía creer que fuera pura coincidencia”, dijo Sandra Méndez. En realidad se trataba de sus padres.

La nieta de los Méndez, Johanna Méndez-Luzardo también estuvo presente en Corona y dijo que “mis abuelitos eran muy trabajadores y querían lo mejor para sus hijos, como ustedes, y sabían que era a través de la educación que podían lograrlo”.

Además expresó que luchó para que bibliotecas y escuelas tuvieran los nombres de sus abuelos.

“Estamos hablando de 1946 y pareciera que fue ayer, pero es historia”, dijo el director de la Escuela Jefferson, Patricio Vargas.

La maestra del taller para padres denominado “Inspira”, Antonella Hernández, expresó que los Méndez inspiraron cambios y que juntos: maestros, padres y estudiantes sí se pueden logran hacer cosas diferentes.

Por su parte, la educadora y dirigente comunitaria, Guadalupe Gamiz, organizadora del evento junto a dos estudiantes de preparatoria: Kenia Beltrán y Xitlali Pinedo dijo “trato de involucrar estudiantes y padres para lograr un mejor éxito académico”.

“Yo sé que muchos dicen que los latinos estamos aquí para agarrar Welfare y para quebrar las leyes, pero estamos aquí para contribuir. Vamos a contribuir para que ésta sea una gran nación”, dijo Sylvia Méndez.