EL PAPA RENUNCIA: Reacción de los feligreses del Inland

  /THE ASSOCIATED PRESS
En esta foto proporcionada por el periódico del Vaticano L'Osservatore Romano, el Papa Benedicto XVI pronuncia su mensaje durante una reunión de los cardenales del Vaticano, en el Vaticano, Lunes, 11 de febrero 2013.

El líder de la Iglesia Católica Apostólica y Romana, el Papa Benedicto XVI, sorprendió al mundo el lunes 11 de febrero tras anunciar su renuncia al Pontificado alegando falta de vigor ocasionado por su avanzada edad.

“Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fueras para ejercer adecuadamente el ministerio petrino”, indica el texto de la alocución dirigida por el Papa a los fieles y miembros de la jerarquía eclesiástica alrededor del mundo.

El Papa dijo que con las rápidas transformaciones y “sacudido por cuestiones de gran relieve” era importante estar bien física y espiritualmente para llevar el Evangelio. Esas dos cualidades le estaban flaqueando, dijo él.

El Papa Benedicto, cuyo nombre real es Joseph Ratzinger, dijo que su último día como líder de 1.2 mil millones de fieles católicos alrededor del mundo será el próximo 28 de febrero. El Sumo Pontífice agradeció el apoyo brindado y recomendó a los fieles orar por los padres Cardenales durante la elección del nuevo sucesor de San Pedro.

“Por lo que a mí respecta, también en el futuro, quisiera servir de todo corazón a la Santa Iglesia de Dios con una vida dedicada a la plegaria”, concluyó el Papa, quien fuera electo en 2005 tras el fallecimiento del Papa Juan Pablo II.

La noticia le dio la vuelta al mundo en cuestión de minutos. Fieles católicos radicados en la región de Inland Empire se sumaron a la lista de personas asombradas por la sorprendente renuncia.

Dionicia Moreno, catequista católica y residente de Ontario, manifestó sentirse desilusionada con la decisión a la que catalogó como un “divorcio” entre el Papa y la iglesia Católica. Moreno añadió que la decisión, aunque dolorosa para muchos, abre las puertas para un Papa joven que tenga la energía para transformar a la iglesia, misma que ha estado involucrada en escándalos de abuso sexual.

“Desde chicos nos ensenan que el matrimonio es hasta la muerte. Yo pensé que el Papa no podía renunciar, yo lo miraba como un matrimonio entre él y la iglesia. Me ha decepcionado pero a la vez me alegra ya que esto puede darnos un Papa joven, con nuevas ideas”, comentó Moreno. “Si él decidió retirarse para hacer su vida es su decisión. Nosotros somos la iglesia y es nuestra responsabilidad mantenerla de pie”.

Norma Stassis, fiel católica y residente de Pomona, indicó que la renuncia del Papa no debe dar pauta al escrutinio de la iglesia y que al contrario es necesaria para la su salud. Stassis añadió que la decisión es buena para la iglesia ya que significa la preparación para lo que viene en un futuro, “bueno o malo”.

“La salud y el bienestar de nuestro buen líder debe estar siempre primero. No hay diferencia entre como los miembros de alguna familia se sienten con respecto al padre de familia. Como católica, creo que Dios nos está preparando para lo que viene. Dios es bondadoso y ahora más que nunca debemos estar unidos y fuertes en nuestras fes para que la iglesia goce un mejor futuro”, indicó Stassis.

Édgar Montes, fiel católico residente de Rialto, aplaudió la decisión e instó a otros líderes no sólo de congregaciones religiosas sino también gubernamentales a emular la acción. Montes dijo que ya es tiempo de que el nuevo Papa sea de origen Latino.

“Esto da pauta para la posibilidad de tener un Papa Latino, un Papa que hable nuestro idioma como primera lengua y que entienda nuestra cultura”, comentó Montes. “La fe católica se ha visto afectada por todos los escándalos pero los verdaderos católicos entendemos que los culpables recibirán su castigo y que no todos son malos”.

Herón Bastida, coordinador del grupo de Rosario de la Iglesia Católica San Jorge, en Ontario, dijo que la decisión muy probablemente sea a raíz de tanta presión ejercida por tanta demanda de abuso sexual en contra de la iglesia. Bastida añadió que hace falta sangre joven para que pueda llevar las riendas con mejor solvencia.

“Tanto escándalo es desgastante. Apoyo su decisión, creo que fue lo correcto. Es mejor darle la oportunidad a gente joven antes de llegar a una situación de lastima, duele decirlo pero nadie quiere ver a otro Papa sufrir como sufrió el Papa Juan Pablo II”, indicó Bastida. “El nuevo Papa debería ser mexicano. Tenemos buenos líderes y nos merecemos el Pontificado”.

La renuncia del Papa llega en tiempos difíciles para la iglesia católica alrededor del mundo pero muy en particular en los Estados Unidos. En los últimos años, la iglesia fue acusada de solapar actos de abuso sexual cometidos por sacerdotes a menores de edad. A principios de mes, el Cardenal Roger Mahony fue excluido de funciones públicas como jefe de la arquidiócesis de Los Ángeles por su mal manejo de casos de sacerdotes pederastas.

Otro factor que amenaza a la iglesia católica es la creciente población de ateos en los Estados Unidos. Según una encuesta realizada en agosto de 2012 por WIN-Gallup International, el número de ateos en la nación aumentó del 1 por ciento al 5 por ciento de 2005 a 2012. La encuesta, titulada El Índice Global de Religiosidad y Ateísmo, encontró que el número de personas religiosas en el país disminuyó del 73 por ciento en 2005 al 60 por ciento en 2012.

Para el sacerdote David Kalke, ex pastor de la iglesia Central City Lutheran Mission en San Bernardino y actual sacerdote de la iglesia ecuménica en Guadalajara, Jalisco, México, el Papa Benedicto XVI representa una larga línea de conservadurismo y teológico profundamente entretejido en la iglesia católica moderna y que su renuncia no constituye a ese fin.

“Esto significa que las tácticas para mantener este ultra conservadurismo tienen que cambiar. Ratzinger y muchos de sus obispos y cardenales, incluyendo Roger Mahony de Los Ángeles, se han visto atrapados en escándalos de encubrimientos de sacerdotes involucrados en la conducta sexual inmoral e ilegal con menores de edad, adultos, niños, hombres y mujeres”, expresó Kalke a La Prensa. “El daño ocasionado por Ratzinger a la iglesia por los últimos 30 años es demasiado. La renuncia de un hombre no cambia nada”.

Kalke añadió que debido a que los Sumos Pontífices son electos por seres humanos en posición de cardenales, no cambiará la práctica de la iglesia. Kalke añadió que la iglesia, a través del Santo Padre, debería tomar en cuenta las siguientes recomendaciones: la ordenación de mujeres como sacerdotes, permiso a los sacerdotes de contraer nupcias, permitir que los homosexuales sean admitidos en el sacerdocio, revisión de escándalos sexuales y sus propias resoluciones, reconocer la tecnología de punta para mejorar la calidad de vida, reconectar con la comunidad musulmana y protestante, y revisión y exposición de papel de la iglesia en los ataques contra los defensores militantes de la teología de la liberación.

Por su parte, la organización Red de Sobrevivientes de los Abusados por Sacerdotes (SNAP por sus siglas en inglés), indicó a través de Joelle Casteix, director regional, que el Colegio de Cardenales debería seleccionar a un nuevo líder que pueda encaminar a la iglesia a una nueva era. SNAP indicó que el nuevo liderazgo debe ser transparente y justo para exponer casos de abuso sexual perpetrados por sacerdotes y que la era de encubrimientos debe terminar.

“Nuestra esperanza es que el nuevo Papa esté de acuerdo y se convierta en un verdadero líder en el espíritu y las enseñanzas de los Evangelios. Las víctimas de abuso sexual infantil están de acuerdo en algo: la única manera de que esto ocurra es que los cardenales seleccionen a un pontífice que ponga la seguridad y sanación del menor como prioridad, según la enseñanzas de Jesucristo”, indicó Casteix.