ACCIDENTE: Cerró la compañía que suministró el autobús que chocó.

  /THE ASSOCIATED PRESS
Miembros del National Transportation Safety Board caminan hacia el autobús que choco, martes, 5 de febrero 2013, en Ontario, antes de dar una actualización sobre la investigación del accidente cerca de Yucaipa en que murieron siete personas.

La compañía, cuyo autobús se precipitó fuera de control antes de una colisión devastadora con otros dos vehículos en la autopista 38 Norte en Yucaipa, se le ordenó en viernes, 8 de febrero a cerrar operaciones inmediatamente.

Funcionarios federales describieron a la compañía, Scapadas Magicas, como “un peligro eminente a la seguridad pública”, después de encontrar problemas mecánicos con otros de sus autobuses.

Ocho personas, incluyendo siete pasajeros, murieron como resultado del choque del 3 de febrero.

Investigadores del Departamento de Transportación de los Estados Unidos también determinaron que la compañía, con sede en Tijuana, Scapadas Magicas, entregó documentación falsa durante un control de conformidad en enero, que constataba que sus autobuses tenían un mantenimiento adecuado y sus choferes poseían los permisos de circulación necesarios.

“Les doy una A+ por ordenarles que cerrarán sus operaciones”, dijo Brenda Knight. Su tío, Fred B. Richardson de 72 años, falleció tres días después que el autobús chocará violentamente contra el pickup que manejaba a cuatro millas de su casa.

Knight es miembro del Concilio de la ciudad de Beaumont, miembro alterno de la agencia de transito de Riverside, y miembro de un grupo de cinco personas que dialogan sobre problemas de los autobuses en el San Gorgonio Pass. Knight dijo ser una persona que alienta a los demás a utilizar los autobuses.

“Es indignante que la compañía de autobuses mintió a los inspectores”, dijo en una entrevista telefónica el viernes. “Mis reacciones son de enojo, dolor, incredulidad, un malestar profundo de que todavía tuviéramos a mi tío Fred, que todavía tuviéramos a cada una de esas personas que eran importantes para sus seres queridos”

Los representantes de Scapadas Magicas no pudieron ser contactados para responder a preguntas el viernes por la noche.

InterBUS Tours and Charters, que organizó el viaje de Tijuana hacia Big Bear para un día de diversión en la nieve, y rentó el autobús a Scapadas Magicas, no se le mencionó como culpable en el comunicado de prensa.

Duane DeBruyne, portavoz de la Administración federal de seguridad de autotransportes del Departamento de Transportación, dijo en una entrevista telefónica que no podía dar detalles específicos sobre el caso de Scapadas Magicas. Pero explicó en términos generales cómo una compañía de autobuses podría ser atrapada al falsificar documentos.

DeBruyne dijo que el Departamento de Transportación y el Departamento de patrulla de caminos de California hacen controles de conformidad periódicamente a las compañías de autobuses.

Los inspectores hacen visitas con cita previa o sin anunciar para revisar los permisos de circulación, certificados médicos y los libros de registro de los choferes; también los registros de mantenimiento y los detalles de programas de pruebas de alcohol y sus resultados.

Después, las agencias del orden público, tales como el Departamento de patrulla de caminos de California, realizan inspecciones al azar en el campo, por lo regular: las compañías de autobuses, en terminales, o puntos de destino, para verificar la documentación de dichas compañías. Un agente del orden puede ordenar a un autobús que detenga sus servicios en el lugar si decide que se encuentra en malas condiciones mecánicas o si el chofer no está debidamente matriculado, dijo DeBruyne.

En el caso de Scapadas Magicas, la documentación que presentó en enero sugería la falta de problemas, según lo indicó el comunicado de prensa. Como consecuencia del choque del 3 de febrero, el Departamento de Transportación inspeccionó los otros dos autobuses que la compañía operaba en los Estados Unidos. “Serias violaciones de seguridad mecánica” se encontraron en los autobuses, indicó el comunicado.

DeBruyne agregó que Scapadas Magicas podría reiniciar sus operaciones si los dueños demuestran que están “aptos” y dispuestos a cumplir con las regulaciones.

El chofer del autobús, Norberto B. Pérez de 52 años, de San Ysidro, resultó lesionado en el choque, pero sobrevivió. Había 38 personas en el autobús.

Las otras personas que fallecieron son: Guadalupe Olivas, 61 años; Elvira Garcia Jimenez, 40 años; Victor Cabrera Garcia, 13 años; Aleida Adriana Arce Hernandez, 38 años; Rubicelia Escobedo Flores, 34 años; Liliana Camerina Sanchez Sauceda, 24 años y Mario Garcia Santoyo, 32 años.

El Departamento de patrulla de caminos de California (CHP por sus siglas en inglés) está examinando el autobús para determinar si fue un fallo en los frenos o si otros problemas mecánicos causaron el accidente. El consejo nacional de seguridad en el transporte también está investigando.