DORNER: Trágico final para todos

  /THE ASSOCIATED PRESS
Periodistas afuera de la casa (a la izquierda) en Big Bear, donde dos mujeres que dicen fueron tamadas como rehenes por Christopher Dorner.
1 de 14 Next Image

Por una semana la cacería humana por Christopher Jordan Dorner, el expolicía de Los Ángeles, dejó a comunidades desde Corona, Riverside, Yucaipa hasta Big Bear en un ambiente de pánico.

Dorner, 33, un ex oficial contrariado del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD por sus siglas en inglés) comenzó a ejecutar una venganza contra oficiales de la policía por lo que él dice fue un despido no justificado y racista.

Dorner fue despedido en el 2009 por haber reportado a un compañero de brutalidad contra un hombre enfermo. Sin embargo, una investigación interna del LAPD y de los tribunales de Los Ángeles determinó que la acusación de Dorner era falsa.

Esta decisión no solamente puso fin a su carrera como oficial del LAPD, sino también a su trabajo como militar naval de alto rango.

Tras varios intentos fallidos por esclarecer su nombre y comprobar que lo que él decía era cierto, el 3 de febrero desató una serie de eventos criminales, comenzando con la muerte de una pareja en Irvine, y aparentemente terminando en el Condado de San Bernardino.

Al cierre de edición de La Prensa no se había identificado Dorner positivamente como el hombre muerto que se encontró en una cabaña en las Montañas de San Bernardino.

Cronología del sospechoso Christopher Dorner:

2005: Dorner se une al Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD)

2006: Dorner se une a la Reserva Naval y completa varios cursos anti-terroristas antes de desplegar para Afganistán

2009: Despiden a Dorner del LAPD después de una audiencia por disciplina. Dorner dice que fue injustamente despedido por haber hecho una queja sobre brutalidad policial.

Se desconoce: Dorner escribe un manifesto donde dice que quiere aclarar su nombre por lo que él dice fue un despido injusto. Indica que seguirá matando a policías y sus familias hasta que el LAPD limpie públicamente su nombre y revele la corrupción que él alega hay dentro de LAPD. Mientras tanto, dice en su carta que no tiene miedo morir para lograr su objetivo. En este documento da nombres específicos de oficiales del LAPD, cuyas familias son puestan bajo protección especial.

3 de febrero: Dorner asesina a Monica Quan, 28, hija de un capitán del LAPD, y a su prometido, Keith Lawrence, 27. La pareja fue baleada dentro de su carro en la ciudad de Irvine. Quan era hija del capitán que formó parte del equipo que despidió a Dorner.

6 de febrero: Dorner amarra a un hombre y le intenta robar un yate del puerto en San Diego.

7 de febrero:

Cerca de la 1:25 a.m. Dos oficiales de LAPD van en ruta a proteger a alguien que Dorner mencionó un su manifesto. Los policías se bajan en la salida Magnolia sobre el Interestatal 15 en Corona y Dorner está ahí. Intercambian fuego. Un oficial recibe un rozón de bala en la frente.

Cerca de la 1:35 a.m. Dos oficiales del Departamento de Policía de Riverside están haciendo su patrullaje de rutina cuando Dorner conduce cerca de ellos. Dorner abre fuego. Mata al oficial Michael Daniel Crain, 34. Deja al segundo mal herido.

2:27 a.m. La cartera e insignia de Dorner resultan en las manos de la policía de San Diego, cerca del Aeropuerto Lindbergh Field.

5:15 a.m. Dos hispanas fueron víctimas de la persecución que las autoridades han montado para buscar a Dorner. Según su abogado, Mary Carranza, de 47 años y su madre, Emma Hernández de 71, estaban dentro de su vehículo repartiendo periódicos alrededor de las 5:15 a.m. en Torrance, al suroeste de Los Ángeles, cuando agentes desde una patrulla de la policía comenzaron a dispararles sin previo aviso.

Carranza sufrió heridas leves en una mano y su madre fue alcanzada por dos disparos en la espalda, denunció su abogado, Glen Jonas, quien alegó que no hubo ningún tipo de orden o advertencia para las mujeres.

En una conferencia de prensa el Jefe de la Policía de Los Ángeles, Charlie Beck, explicó que “trágicamente, creemos que este es caso de confusión de identidad”, cuando los policías de la patrulla pensaron que el vehículo era el de Dorner.

8-10 de febrero: Comienza cacería humana de Dorner en las Montañas de San Bernardino. Encuentran la camioneta chamuscada de Dorner cerca de Big Bear y siguen pistas. Equipos especiales con sabuesos rastrean una porción de Big Bear Lake.

11 de febrero: El Fiscal de Distrito del Condado de Riverside Paul Zellerbach anunció cargos criminales contra Dorner por la muerte del oficial Crain.

12 de febrero: A eso de las 12:30 p.m. en Club View Drive, un área cerca de la ciudad de Big Bear, funcionarios reciben reporte de un residente diciendo que su vehículo fue robado. Luego hay otro robo de auto. Oficiales de Pesca y Cacería identifican a uno de esos vehículos y hay más disparos. Se dice que era Dorner. Hay informes de que dos oficiales del Alguacil del Condado de San Bernardino están heridos a causa del tiroteo.

Uno de ellos, el detective Jeremiah MacKay, 35, muere el mismo día. MacKay tenía dos años de casado. Dejó huérfano a un bebé de 4 meses. MacKay era oficial en la estación de Yucaipa.

El martes, 12 de febrero, se desarrollan las noticias rápidamente. Reportes incompletos que salen de los radios de la policía indican que tienen a Dorner encajonado en una cabaña ubicada a unas ocho millas al sur de la ciudad de Big Bear. Horas después del tiroteo la cabaña donde se asume está Dorner, está en llamaradas.

Durante la tarde hay una confusión entre los medios de comunicación y algunos confirman y publican que Dorner está muerto. Sin embargo, los oficiales de San Bernardino, Riverside y Los Ángeles ejercen precaución y dicen que ellos aún no dan una identificación positiva.

Dorner nunca salió de las ruinas de esa cabaña. Horas más tarde un cadáver calcinado fue descubierto en el sótano de la cabaña incendiada, además de una cartera y artículos personales, incluida una licencia de conducir de California con el nombre de Christopher Dorner, dijo a The Associated Press un funcionario enterado de la investigación y que solicitó el anonimato porque la pesquisa está en marcha.

Las autoridades creen que los restos humanos corresponden al ex agente de Los Ángeles, aunque no han sido identificados formalmente.

“Tenemos razones para creer que es él”, dijo la portavoz del alguacil del condado de San Bernardino, Cynthia Bachman, quien agregó que desconoce cómo se inició el incendio.

Andrew Neiman, teniente del Departamento de Policía de Los Ángeles, dijo el miércoles que el departamento reanudó las operaciones normales de patrullaje.

“Realmente esto no es una celebración”, dijo.

El funcionario indicó que los agentes del departamento de policía utilizaron el internet para seguir las conversaciones radiofónicas durante el intercambio de disparos.

“Fue horrible escuchar esa balacera y escuchar esas palabras. 'Agente caído' es la experiencia más desgarradora que se puede tener como policía”, agregó.

Dorner afirmó en un largo mensaje que colocó en Facebook que él esperaba morir en una confrontación violenta con la policía y, si se confirma que era él quien estaba en la cabaña, eso fue justo lo que sucedió.

Sin señales de él y pocas pistas, la policía había ofrecido una recompensa de un millón de dólares para llevarlo ante la justicia y poner fin a un “régimen de terror” en el que más de 50 familias de agentes de Los Ángeles que eran su blanco recibieron protección las 24 horas después de que él amenazara con hacer “la guerra” al departamento de policía, los agentes y sus familias.

Pocas horas después de que la policía anunciara el martes que había recibido más de mil avisos sobre pistas sin que realmente hubiera señales de Dorner, se enteraron de que un hombre que coincidía con la descripción de él había atado a dos personas en una cabaña en Big Bear Lake, les robó el vehículo y emprendió la huida. Las autoridades no facilitaron de inmediato más detalles sobre esas personas.

Jay Hylton, propietario de un negocio en Big Bear, dijo a la televisora KABC-TV que esas personas eran sus parientes — mamá e hija que trabajaban como amas de llaves — y que no estaban lesionadas.

El periódico Los Angeles Times había informado que las mujeres sorprendieron a Dorner el martes. Este las ató y huyó en un carro Nissan púrpura. El diario dijo que una de las sirvientas logró liberarse y llamó al teléfono de emergencias.

Oficiales heridos

El oficial de la policía de Riverside – compañero de patrullaje de Michael Daniel Crain – que las autoridades dicen fue disparado al menos seis veces por Dorner fue salvado por un buen samaritano que la ayudó a pedir ayuda por el radio.

El oficial de 27 años de edad estaba manejando cuando él y su compañero recibieron disparos con un rifle de asalto de un coche que se detuvo a su lado, dijo Sergio Díaz, el jefe de policía de Riverside, el viernes el 8 de febrero.

El oficial no podía utilizar sus brazos por las heridas de los balazos. Su compañero ya estaba muerto en el asiento del pasajero.

Un automovilista, que fue testigo del ataque en las avenidas de Arlington y Magnolia la madrugada del jueves, se apresuró a ayudar. El agente herido le pidió al hombre que presionara el botón de su micrófono de la radio para lograr comunicarse.

“Él le enseñó a usar el micrófono en el coche de la policía e hizo la llamada de socorro”, dijo Díaz.

Un segundo conductor intentó seguir al sospechoso, pero lo perdió, dijo.

“Ellos hicieron estos actos significativos de heroísmo sin saber si [Dorner] podría disparar contra ellos”, dijo Díaz.

El agente herido, cuyo nombre aún no se hace público, se trasladó del Departamento de Policía de Inglewood hace un mes. Es probable que vaya a necesitar una cirugía reconstructiva en sus brazos y hombros, pero se espera que se recupere completamente, dijo Díaz.

Funeral

Mientras tanto, el miércoles miles de personas de varios estados de la Costa Oeste, en su mayoría oficiales del orden, le dieron el último adiós a Michael Daniel Crain.

Crain, quien fue recordado por familiares y amigos como un hombre “gentil”, “respetuoso” y “patriota”, fue despedido por miles de personas durante una ceremonia efectuada en la Iglesia Comunitaria Grove en la ciudad de Riverside.

“Extrañaré todo de él, pero más extrañaré los domingos, el día en que le cocinaba su desayuno y pasábamos todo el día juntos”, indicó Regina Crain, con lágrimas en los ojos. “Me queda el consuelo de saber que mi esposo tocó muchas vidas y ahora me doy cuenta de la magnitud de lo ocurrido”.

A la ceremonia religiosa acudieron decenas de dignatarios estatales y municipales, incluyendo el Gobernador Jerry Brown, y la Procuradora del Estado de California Kamala Harris, entre otros.

El Jefe de Policía de Riverside, Sergio Díaz, brindó un discurso emotivo dirigido a los hijos de Crain, Ian y Kaitlyn, de 10 y 14 años, respectivamente.

“Su padre fue muy respetado por todo lo que fue como hombre. Siempre fue respetuoso y paciente con todo aquel que conoció. Su padre fue un hombre duro pero tierno a la vez”, comentó Díaz. “Ustedes siempre serán parte de nosotros. Él los verá crecer y verá como nosotros los ayudamos en la vida”.

Antes de concluir la ceremonia, los miles de asistentes observaron un video en tributo a la vida del oficial de 34 años con la canción “Simple Man” (Un hombre sencillo) como música de fondo.

Luego de los merecidos homenajes de respeto, el ataúd de Crain fue llevado a la carroza negra para eventualmente ser trasladado a su última morada, el cementerio Riverside National. La carroza fue seguida por cientos de patrullas y motocicletas conducidos por elementos del orden de varia ciudades así como autobuses y vehículos privados.

Crain se convirtió en la más reciente baja del departamento de policía desde 2010 cuando Ryan Bonaminio perdió la vida en un enfrentamiento a balazos con un sospechoso durante un patrullaje de rutina.

Mientras Crain era despedido con honores, las autoridades del condado de San Bernardino se preparan para darle el último adiós al alguacil que perdió la vida el 12 de febrero.

Crain nació en la ciudad de Anaheim el 9 de abril de 1978, y fue el mayor de tres hermanos. Creció y estudio en el área de Riverside y Redlands de donde graduó de la escuela preparatoria en 1986. Meses después de matricularse en el colegio Crafton Hills de Yucaipa, Crain se enlisto en las Fuerzas Armadas sirviendo al país en dos ocasiones durante la guerra de Kuwait.

Al retirarse con honores como Marine, Crain decidió unirse al departamento de policía de Riverside, graduándose de la clase numero 152 y recibiendo su título el 24 de agosto de 2001. Durante sus 11 años de servicio como policía, Crain ocupó varios cargos, incluyendo patrullero, elemento de la Unidad de Operaciones Tácticas (SWAT por sus siglas en inglés), observador aéreo, instructor de oficiales, e instructor de tiro.

El amante de donas de chocolate y orgulloso dueño de un vehículo clásico Chevy Nova 1970, también fungió como entrenador de béisbol del equipo de su hijo, Ian.

Las autoridades hacen un llamado a todo aquel que desee contribuir con donaciones para la familia Crain, a través del fondo denominado “Officer and Family Assistance Fund”, supervisado por la Asociación de Policías de Riverside, ubicado en el 1965 de la avenida Chicago. Para más información, visite www.rpoa.org o llame al (951) 784-1034.Si quiere ayudar a la familia del oficial McKay, quienes viven en Redlands, visite la página de Facebook www.facebook.com/SheriffsDetectiveJeremiahMackayFamilyFund.

El reportero autónomo para La Prensa, Alejandro Cano, contribuyó a este reportaje.