NUTRICIÓN: Programa Cal Fresh ayuda a familias a comprar alimentos saludables

  /THE ASSOCIATED PRESS
Los condados de Riverside y San Bernardino muestran uno de los índices más altos en la solicitud de beneficios de comida.
1 de 4 Next Image

Cuando Mirna Martínez encontró trabajo pensó que la suerte había empezado a sonreírle. Se sentía eufórica. Hacía más de seis meses que había recibido su último cheque de desempleo y el único ingreso que tenía era el que su esposo ganaba con un pequeño negocio de jardinería que le daba lo suficiente para pagar la renta y medio alimentar a sus cuatro hijos de entre 17 y 6 años.

Poco a poco a lo largo de los 36 meses que duró sin trabajo lo fueron perdiendo todo: la casa, el carro, las tarjetas. Lo último a lo que se resistía era a perder la posibilidad de darles alimentos nutritivos y sanos a sus hijos. “Por lo menos queríamos conservar eso”, dijo con un tono de tristeza, esta madre de 45 años originaria de Sinaloa.

Aquellas mesas abundantes, con frutas y verduras fueron quedando en el recuerdo.

“Me inventaba lo que podía, con arroz, frijoles y vegetales, la carne, de verdad que ya era muy de vez en cuando”.

Por eso, cuando encontró empleo en una tienda departamental, pensó que las cosas iban a cambiar y que nuevamente iba a empezar a fluir el dinero en la familia. Pero no fue así. Con un salario de apenas 10 dólares la hora, su cheque sale de 250 dólares a la semana, apenas alcanza para pagar los recibos que se les han ido acumulando.

“Encontre trabajo, pero no me dan 40 horas, solo me dejan trabajar entre 20 y 25”, cuenta Martínez mientras revisa su horario.

A pesar de que los dos son ciudadanos americanos desde hace más de una década, ambos se negaban a pedir estampillas de alimentos. “Ni que estuviera manco”, dijo Javier, su esposo, “que van a pensar”.

Un día una amiga le dijo: por qué no pides estampillas, después de eso se fue directamente a una oficina en donde le ayudaron a llenar la solicitud para Cal Fresh, el programa diseñado para dar asistencia a personas con ingresos por debajo del límite de pobreza.

“Pedí información, lleve una copia de mis impuestos, y ahí mismo me dijeron que probablemente calificaría para la ayuda”, dijo Martínez, “No había una semana cuando me aprobaron por $510.00 dólares, no sabes la ayuda, los niños compran toda la fruta que les gusta y ahora si comemos bien”.

De esa manera, los Martínez se unieron al 12% de los habitantes de Riverside y 17% de San Bernardino, que usan estampillas de comida, según informó Susan Loew, directora del Departamento de Servicios Sociales del condado de Riverside.

De acuerdo al Departamento de Agricultura en el 2013 un total de 47,622,363 de personas o 22,980,792 familias reciben un promedio de 278.83 dólares de ayuda en estampillas de alimentos.

Entre las personas que reciben esta ayuda, el 33 por ciento (13.4 millones) son blancos; 22% (8.9 millones) son afroamericanos; 16.7 % (6.6 millones) son latinos y 2.8 % (1.1 millones) son asiáticos.

Casi el 47 % de todos los norteamericanos que reciben estampillas de comidas son niños. Otro 8% son personas de la tercera edad y cerca del 20% tienen alguna discapacidad física.

Las últimas estadísticas indican que el índice de desempleo en California se encuentra en 9.8 por ciento y a 7.8 a nivel nacional sin embargo, esto no significa que con el simple hecho de encontrar trabajo ya no se necesita la ayuda, la realidad es que tras la recesión, millones de empleos que han sido creados, pagan salarios tan bajos que es prácticamente imposible sostener a una familia.

De acuerdo al Departamento de Agricultura alrededor de cinco millones de adultos no ancianos que reciben estampillas tienen un trabajo estable. Otros 4.4 millones son desempleados que están en busca activa de un trabajo.

Entre los afortunados que han conseguido un empleo tras la prolongada recesión económica, más de 10 millones de norteamericanos son considerados como “trabajadores pobres”, ya que sus ingresos familiares se encuentran por debajo de la línea de pobreza establecida por el gobierno federal, según informó del Departamento del Trabajo y Estadísticas.

Con todo las estampillas para alimentos le han cambiado la vida a los Martínez y la experiencia de ir juntos al mercado ha dejado de ser un momento de angustia. “Hemos vuelto a comprar comida sana y eso me da un poco de tranquilidad de saber que por lo menos mi familia está comiendo nutritivamente”.

Y eso se observa a simple vista. En el centro de la mesa, la fruta ha reaparecido y en refrigerador hay carne, pollo y pescado. “Le doy gracias a Dios que nos decidimos a solicitar esta ayuda”, dijo Martínez, “ahora pienso que vergüenza es robar y que hay muchas familias como nosotros”.

Aunque tenga trabajo puede calificar para recibir beneficios del programa Cal Fresh, para más informes llame al 1-888-9-COMIDA o visite www.calfresh.ca.gov.

Para información:

¿Qué debe tener cuando solicite CalFresh?

• Identificación. Licencia de conducir o tarjeta de identificación o una tarjeta médica u otro documento de identificación.

• Números de Seguro Social. Lleve su número de seguro social y uno para cada persona que vive en su hogar.

• Si no es ciudadano americano. Lleve su tarjeta de residente extranjero u otro comprobante de su estado migratorio.

Podría necesitar los siguientes documentos:

• Comprobante de ingresos. Lleve talones de cheques, órdenes de manutención de menores y comprobantes de beneficios.

• Comprobante de gastos – Traiga recibo de la renta o del pago de la hipoteca, cobro de servicios públicos (teléfono, calefacción, gas/electricidad y agua/basura), recibos del costo por el cuidado de niños, pagos de manutención de menores y comprobantes de otros gastos.