DORNER: Taxista se convirtió en héroe al ayudar a policías heridos.

STAN LIM/THE PRESS-ENTERPRISE
Dawn y Alan MacKay consola entre sí mismos por su hijo, el detectivo de los alguaciles del Condado Jeremías MacKay, el Martes, 19 de febrero en Yucaipa. El detective fue asesinado por Christopher fugitivo Dorner la semana pasada durante un tiroteo en Seven Oaks.
1 de 2 Next Image

El taxista, Karam Kaoud, detuvo su taxi amarillo con dirección al norte en un semáforo en rojo, en dirección opuesta a una patrulla de la policía de Riverside, en la intersección de las avenidas Magnolia y Arlington, a la 1:45 de la mañana del 7 de febrero.

No podía creer lo que observó después.

Un pickup Nissan, modelo Titan que antes lo había rebasado, se acercó a la par de la patrulla de policía, y abrió fuego con por lo menos una docena de balazos con un rifle de alto calibre. Kaoud esperaba una persecución de la policía, pero la patrulla de policía avanzó despacio al medio de la intersección.

Kaoud salió de un brinco de su taxi y corrió hacia la patrulla. Adentro, encontró a dos agentes gravemente heridos.

Kaoud se enteró después que habían sido emboscados por el ex agente del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD, por sus siglas en inglés), Christopher Dorner.

Dentro de la patrulla, el agente Michael Crain estaba en el asiento del pasajero, inconsciente; y el agente Andrew Tachias se había desplomado hacía la derecha, y no podía moverse en el asiento del conductor. Tachias dio indicaciones a Kaoud que presionara su radio para llamar a la central.

“Me di cuenta que no le era posible manejar el auto. Me detuve en el auto y pregunté que podía hacer”, dijo Kaoud, quien creció en los Emiratos Árabes.

“El chofer me dijo que presionara el radio porque él no podía usar su mano”, agregó Kaoud. “Presioné el botón del walkie-talkie y escuché, ‘policía herido’, y empezó a pedir ayuda”.

Crain murió en la escena, y Tachias estaba herido de gravedad. Fue transportado en ambulancia al hospital Riverside Community, donde fue sometido a cirugía. Se espera que necesite cirugía reconstructiva adicional en su brazo y hombro.

El jefe de la policía de Riverside, Sergio Díaz, dijo que sin la rápida acción de Kaoud, el departamento pudo haber enterrado a otro agente.

“Estamos sumamente agradecidos con ese hombre. Porque estuvo en la escena inmediatamente pudimos enviar ayuda a Andy (Tachias)”, dijo Díaz.

Tachias estaba inmovilizado, así que no podía operar el radio para pedir ayuda, agregó Díaz.

“Sé que Andy perdió mucha sangre y cualquier retraso en recibir ayuda hubiese tenido como resultado más pérdida de sangre, y posiblemente otro agente de policía muerto”, dio Díaz.

La ayuda del taxista es aún más sorpresiva dada la situación peligrosa en la que se encontró, mencionó Díaz.

“El observó un acto de extrema violencia donde alguien disparó muchos, muchos balazos hacia una patrulla”, dijo. “Reconocemos que éste buen samaritano estaba desarmado y sumamente vulnerable, y en vez de correr para alejarse, él corrió hacia estos agentes, y posiblemente salvó una vida”.

Kaoud, de 33 años, recién había dejado un pasaje en el Denny´s en la calle Madison, cuando empezó a dirigirse hacia el centro de Riverside. Dorner se acercó a la par de él, primero, antes de acelerar después que el semáforo cambiará de luz.

Después que Tachias pidiera por radio a refuerzos y paramédicos, Kaoud estaba a punto de ponerlo en el asiento trasero de su taxi y llevarlo al hospital. Fue cuando vio las luces intermitentes de una ambulancia y la policía que venían hacia ellos por la Magnolia.

“Muchas, muchas cosas cruzaron mi mente. Quería que se les hospitalizara, pero no quería que el tirador regresara y nos disparara otra vez”, dijo Kaoud. “Le dije al agente que se subiera atrás y que yo lo llevaba al hospital. En ese momento quería tomar acción”.

Kaoud había manejado el taxi de la compañía Yellow and Bell Cab desde mayo, porque no pudo encontrar trabajo en su área de especialidad. Tiene un título en ingeniería mecánica y se convirtió en ciudadano estadunidense en octubre.

Intentó visitar a Tachias en el hospital días después de la balacera, pero no le fue permitido por agentes de seguridad. Dijo que también quiere conocer a la viuda de Crain para ofrecerle su pésame.

Desde la balacera, va a casa durante sus descansos para ver a su esposa, su hijo de 3 meses y su hermana.

“Supongo que me hizo pensar en mi familia”, dijo Kaoud. “Cuando pienso en lo que sucedió, me siento mal por ese agente”.

VIGILIA PARA EL OFICIAL MACKAY

El martes, varios centenares de dolientes se reunieron frente a un gazebo en el Parque de Yucaipa Comunidad, de pie en una fuerte lluvia frío, mientras que los oradores habló sobre Jeremiah MacKay, el detectivo del Aguacil del Condado de San Bernardino que fue matado por Christopher Dorner el 12 de Febrero en Big Bear.

Pocas velas parecía estar apagada por la lluvia.

“En medio de esta tormenta, estamos buscando un arco iris”, dijo Douglas Duke, un capellán del Departamento del Sheriff.

Duke confesó después de la ceremonia de 26 minutos que la viuda de MacKay, Lynette, había dicho en el viaje hacia el parque que se casaron bajo la lluvia en San Bernardino hace dos años.

Los dolientes incluyeron el Alguacil John McMahon y diputados como Tony Romero, quien trabajó junto a MacKay en la estación de Yucaipa.

“MacKay no fue sólo un compañero, sino también un hermano.”, dijo Romero.

Entre los oradores estuvieron el comandante de MacKay en la estación de Yucaipa donde MacKay, un veterano de 15 años en la fuerza, sirvió los dos últimos años.

“Él era un héroe .... Él nunca salió corriendo de nada. Siempre estaba avanzando”, dijo el capitán Lee Hamblin.