INMIGRACIÓN: Estamos en el momento de la reforma migratoria

Susan Walsh/AP
El periodista filipino e indocumentado, ganador de un premio Pulitzer, José Antonio Vargas, cuando testificaba en el Capitolio sobre reforma migratoria.
1 de 4 Next Image

New America Media, una organización dedicada a brindar una voz a las minorías que están de alguna manera marginalizadas para que sus realidades entren en el discurso nacional, organizó recientemente una conferencia telefónica para rastrear el tema de la reforma migratoria.

Hubo tres invitados, entre ellos, Frank Sharry, fundador y director ejecutivo de America’s Voice, una organización que promulga el cambio de políticas que garanticen los derechos civiles y políticos de los inmigrantes y sus familias.

Sharry expresó que “políticamente estamos en el momento correcto para sentirnos optimistas acerca del tema de la reforma migratoria, y darle un camino a la ciudadanía a los once millones de indocumentados que viven en los Estados Unidos”.

El director ejecutivo de America’s Voice explicó que nos encontramos en este momento porque el presidente Barack Obama lo prometió, el partido demócrata la quiere y el partido republicano la necesita, y que en general, se siente el apoyo de la mayoría de los estadounidenses en esta materia.

Señaló que este tema jugó un inmenso papel en las pasadas elecciones presidenciales, donde hubo récord de participación de latinos en las urnas.

“Obama le ganó a Romney con una diferencia de 75 contra el 23 por ciento… esto fue un margen descomunal” dijo.

Además señaló que estudios indican que el 30 por ciento de los latinos otorgan mayor credibilidad, y se sienten más cómodos, si se dirigen a ellos en español.

Señaló que en el caso de los asiáticos estadounidenses también votaron en su mayoría por Obama, y el resultado electoral final fue muy similar al de los latinos: 74 por ciento demócratas contra el 25 por ciento que sufragó por el candidato republicano.

“Los asiáticos estadounidenses cambiaron de dirección en muy poco periodo de tiempo, habían votado por el presidente republicano George W. Bush, y ahora cambiaron su preferencia electoral” dijo Sharry.

Mencionó que el senado mantuvo su mayoría demócrata, gracias al voto de los latinos y que para este grupo étnico, el tema de la inmigración es el segundo en importancia después de la economía y la creación de empleos.

Otro aspecto que Sharry resaltó fue la decisión del mandatario Obama de proteger a los ‘dreamers’, lo cual creó entusiasmo entre los votantes latinos, y desencadenó un movimiento más fuerte para la discusión de la reforma migratoria.

Por otra parte, el fundador de America’s Voice calificó como fenomenal la movilización e infraestructura que crearon diferentes grupos latinos para que este grupo saliera a votar, entre ellos, sindicatos, grupos de fe, negociantes y hasta oficiales de aplicación de las leyes.

“Todavía necesitamos seguir apoyando este tipo de iniciativas para que continúen creciendo, pero el resultado fue fenomenal” dijo Sharry.

Explicó que para los republicanos aprendieron que no les favorecieron sus posturas conservadoras, y que deben mejorar la comunicación con el grupo minoritario de mayor crecimiento en los Estados Unidos.

“Va a ser muy difícil para los republicanos recuperar el senado, y quizás resulte imposible pensar que puedan ganar la Casa Blanca” dijo Sharry.

El legado de Obama

Otra de las invitadas a esta discusión fue Angela María Kelley, vice presidenta de la política de inmigración y la defensa del Center for American Progress, una institución no partidista educativa, dedicada a mejorar las vidas de los estadounidenses, se dedica a estudiar el impacto de los inmigrantes en nuestra sociedad.

Kelley mencionó que sin duda, el debate de la reforma migratoria será el tópico número uno a estarse tratando a nivel legislativo en Washington y en el país en los próximos meses.

“Tenemos la esperanza, las expectativas y la demanda que esta ley proceda para finales de marzo” dijo Kelley.

Como se sabe, hay un grupo bipartidista de entre 6 a 8 senadores tratando de desarrollar una ley de inmigración que será considerada por el Comité Judicial del Senado.

“Ha sido impactante ver por primera vez a una persona indocumentada testificar en la audiencia del Comité Judicial del Senado sobre la reforma migratoria integral” dijo Kelley haciendo alusión al periodista filipino ganador de un premio Pulitzer, José Antonio Vargas, quien preguntó el 14 de febrero en el Capitolio ¿Qué van a hacer con nosotros?

Kelley mencionó que el presidente, Barack Obama platicó de este tema en Las Vegas a finales de enero, y que no fue sorpresa que lo mencionara también en su discurso durante la toma de posesión de su segunda presidencia.

“Honestamente, el presidente no sólo está mirando cuál va hacer su legado. La realidad es que tiene el número récord de deportaciones, por eso que esta ley proceda será su legado. Creo que hay un sincero compromiso en la Casa Blanca en esta materia y que va a haber la colaboración política para lograr pasar esta ley”.

Declaró que hay también un grupo de legisladores bipartidistas en la cámara baja o Casa de Representantes trabajando en esta materia.

“Es menos certero la cantidad de tiempo que este proyecto de ley pueda llevarse en la Casa de Representantes, y esto continúa siendo un alto riesgo, porque no hay acuerdos entre los republicanos en esta materia, como sí lo hay entre los demócratas” informó Kelley.

“Estamos ansiosos por tener una propuesta y ver con claridad quiénes van a estar en contra y quienes la van a apoyan. El presidente del Comité Judicial del Senado, Patrick Leahy dijo que pueden trabajar simultáneamente los dos proyectos de ley”.

Será el mismo Comité Judicial del Senado, la institución que estaría desarrollando la legislación sobre el control de armas, que es otro tema crítico a tratar y estiman que primero pasaría el de la reforma migratoria.

Una vez que esta ley sea aprobada en el piso del senado, entre finales de mayo a principios de junio va a la Cámara de Representantes.

“El ambiente en esta cámara cambiará, hay legisladores que se han resistido a una reforma migratoria y va a haber presión para que aprueben esta ley. Pero podrían tenerla lista para el mes de julio, justo antes del receso legislativo en agosto”, comentó Kelley.

“De otra manera, sería muy difícil aprobar un proyecto de ley en esta materia. La buena noticia es que es tema que todos están tratando a nivel legislativo, y ya no se habla tanto del reforzamiento de la ley”.

Un aspecto que esta experta señaló, es se va a necesitar dar a conocer sobre los requisitos que van a colocar para que esos once millones de indocumentados tengan acceso a la ciudadanía.

“Va a haber requisitos y tiempo de espera, ya sabemos que hay legisladores como el senador de Florida, Marco Rubio diciendo que no va a haber un camino a la ciudadanía. Otros legisladores proponen sólo dar residencia legal, y que se hagan ciudadanos sólo a través de un empleador o por contraer matrimonio con ciudadano. Debemos enfocarnos en no hacerlos regresar a sus países, y que no existan grupos de personas que nunca podrán tener acceso a la ciudadanía” dijo.

Kelley también mencionó que la reforma migratoria debería no sólo enfocarse en un programa para los trabajadores del campo, sino también en trabajadores de la industria de restaurantes, que en su mayoría son también indocumentados, y ver cómo ellos van a aplicar para la ciudadanía.

Además de ayudar a garantizar que quienes se legalizan tengan acceso al cuidado de salud.

Ellos también

La otra invitada fue Mee Moua, presidenta y directora ejecutiva de Asian American Justice Center, ente que trabaja para promover los derechos humanos y civiles de los estadounidenses de origen asiático, para construir y promover una sociedad justa y equitativa para todos.

“Muchos me preguntan por qué los asiáticos estamos participando en las conversaciones sobre la reforma migratoria, y siempre les respondo porque tenemos que reparar un sistema que está roto”, dijo.

Señaló que la comunidad asiática también se ha visto muy afectada y que el sistema de inmigración de los Estados Unidos tiene un impacto humano entre los asiáticos.

“Representamos a una de las poblaciones más diversas de los Estados Unidos. Aunque sólo somos el 17 millones del total de la población de este país” dijo.

Explicó que un 60 por ciento de este grupo ha nacido fuera del país, y muchos están en Asia esperando ser solicitados por sus parientes en los Estados Unidos, para lograr así la reunificación familiar.

Moua informó que uno de cada diez ‘dreamers’ son asiáticos y que muchas personas asiáticas también viven en las sombras y enfrentan a diario procesos de deportación.