EDUCACIÓN: Escuelas del Inland ganan y pierden bajo nuevo plan de gastos

  /THE PRESS-ENTERPRISE
Las escuelas del Inland, como la Preparatoria Centennial en Corona, recibirían más fondos estatales bajo una propuesta del gobernador Jerry Brown. Su plan utiliza una fórmula para distribuir más dinero a las escuelas con mayores necesidades, lo que significa que las escuelas con mayores poblaciones de estudiantes de bajos recursos económicos o aprendices de inglés recibirían más dinero que las escuelas con menores cantidades de esos estudiantes.

La propuesta del gobernador Jerry Brown para cambiar la distribución de fondos escolares le daría mayor apoyo a algunos distritos del Inland, de acuerdo a nuevos pronósticos.

Pero en otros distritos, particularmente en el suroeste del Condado de Riverside, el aumento sería mucho menor. La meta de Brown es ayudar a las escuelas que enfrentan los mayores desafíos, como educar a aquellos que no hablan inglés o que viven en la pobreza. Pero también crearía una amplia brecha en los niveles de fondos económicos entre los distritos del Inland.

En el Distrito Escolar Unificado de la Ciudad de San Bernardino, por ejemplo, los fondos aumentarían de 6,843 dólares por estudiante en el ciclo 2011-12 a 12,292 dólares en el ciclo 2019-20, el año en el cual el plan sería implementado por completo.

El Distrito Unificado de Temecula, el cual recibió 5,909 dólares por estudiante en el ciclo 2011-12, recibiría 8,732 dólares en el ciclo 2019-20, de acuerdo a pronósticos del Departamento de Finanzas de California.

La fórmula, la cual debe ser aprobada por la legislatura, busca redirigir una mayor parte de los fondos de educación del estado a las escuelas con las mayores necesidades. Los distritos escolares recibirían mayores pagos del estado bajo el plan, pero lo distritos con el mayor número de aprendices de inglés y aquellos que reciben alimentos gratuitos o a precio reducido – una estadística utilizada para medir el nivel de pobreza – verían mayores aumentos.

“La fórmula reconoce el hecho que un niño en una familia que gana 20,000 dólares al año o habla un lenguaje distinto al inglés o vive en una vivienda temporal requiere más ayuda”, comentó Brown durante su discurso sobre el estado del Estado (de California) el mes pasado.

La propuesta de Brown utiliza tres clases distintas de concesiones. Todas las escuelas recibirían un tipo de concesión. El segundo tipo de concesión sería pagado en cantidades con base al número de estudiantes apéndices de inglés, bajos recursos y en viviendas temporales en el distrito. La meta de esos fondos sería proveer recursos adicionales para tratar las necesidades especiales de esos estudiantes.

Cuando el número de aprendices de inglés, estudiantes en viviendas temporales y de bajos recursos es superior al 50 por ciento de la matriculación escolar, entonces la escuela recibiría también una tercera concesión. La nueva fórmula sería implementada en un periodo de varios años, empezando en el 2013-14. Se espera que sea implementada por completo para el ciclo 2019-20.

Plan visto como una “victoria”

Oficiales de educación del Inland catalogaron a la propuesta como un paso en la dirección correcta para un sistema de fondos escolares que necesita ser reformado, pero observaron algunas imperfecciones en el plan que convertiría a algunos distritos en ganadores y a otros en perdedores.

“Nos encanta la dirección en la que van”, comentó Mike Fine, agente de la superintendencia escolar para el Distrito Escolar Unificado de Riverside. “Creemos que el simple cambio es una victoria, ya sea que nos dé un centavo más o no”.

Pero Fine dijo que la propuesta del gobernador no define cuánto dinero es necesario para que las escuelas cumplan con los estándares académicos en California. Todas las escuelas deberían recibir esa cantidad, cualquiera que sea, como su base monetaria y fondos adicionales para apoyar a los estudiantes necesitados, comentó.

“Tan pronto como te encargues de eso, puedes eliminar la cuestión de ganadores y perdedores”, comentó Fine, porque todas las escuelas tendrían suficiente dinero para darles a los estudiantes la educación que se merecen”.

Richard De Nava, asistente del superintendente para servicios de negocios en el Distrito Escolar Unificado de San Jacinto, dijo que da la bienvenida a cualquier nueva fuente de fondos pero también dijo que le gustaría que las escuelas recibieran los fondos más rápidamente, especialmente porque el costo de operaciones sigue aumentando.

“Aun no estamos de vuelta al nivel que teníamos antes que empezaran las reducciones en el 2007-08”, agregó. “Lo necesitamos más pronto”.

Jonathan Greenberg, superintendente para el Distrito Escolar Unificado de la Preparatoria en Perris, dijo que la disparidad en los fondos entre los distritos escolares puede ser un obstáculo para la propuesta, especialmente dados los recortes que todas las escuelas de California han enfrentado en los últimos años.

“En nuestro ápice económico en el 2006-07, esto hubiera sido una gran idea”, comentó. “No sé si este es el momento correcto”.

La propuesta tendría más sentido si los gastos por estudiante en California se acercaran más al promedio nacional, en lugar de encontrarse rezagados, agregó.

Pagos a variar

El Distrito de Perris se encontraría entre los más grandes ganadores del Inland bajo la fórmula. El distrito recibió 6,860 dólares por estudiante en el 2011-12, una cantidad que aumentaría a 11,712 en el 2019-20. Los fondos adicionales podrían ser utilizados para reducir el número de estudiantes por clase y para traer más servicios a los aprendices de inglés y a los estudiantes de bajos recursos, según el superintendente Jonathan Greenberg.

Pero los distritos que reciben los fondos adicionales para ayudar a los estudiantes deben utilizarlos de una forma que dé resultados, dijo.

“Recibir más dinero es algo bueno”, comentó. “Necesitamos tomar esos fondos adicionales y hacer algo diferente para mejorar el desempeño de los estudiantes”.