TURISMO: Joshua Tree, un tesoro al alcance del Inland

  /THE PRESS-ENTERPRISE
La reserva de Joshua Tree es más conocida por sus bosques de yucca brevifolia, una singular variedad del agave bautizada como árbol de Josué (Joshua), por los colonizadores mormones de mediados del siglo XIX que afirmaron ver en ellos la imagen del patriarca mientras oraba.
1 de 2 Next Image

Armando Varela/ AGENCIA EFE

El Parque Nacional de Joshua Tree busca atraer a los latinos a través del mejor anzuelo, sus hijos, para la comunidad hispana se sume a los 1,2 millones de visitantes que cada año se acercan a este espacio protegido.

“De los 20.000 niños que visitaron Joshua Tree el año pasado, una alta proporción eran hispanos”, dijo el jefe del Servicio de Interpretación del parque, Joseph Zarki.

Este trabajador del parque consideró que los programas educativos son la clave del esfuerzo con el fin de llegar a los adultos hispanos y lograr una mejor convivencia con quienes habitan en las comunidades adyacentes.

Como otros parques del sur de California, Joshua Tree está rodeado por una numerosa comunidad de hispanos del area del Inland y el valle de Coachella.

Pese a esto, dice el funcionario, este grupo étnico no visita el parque en la misma proporción que otros grupos, aunque reconoce que el Parque Nacional no lleva una cuenta de los visitantes según su etnia.

Para Zarki, en los últimos años, más de un cuarto de millón de chicos han visitado el parque, lo que da un buen indicativo del potencial del plan como herramienta de promoción.

Sin embargo, la baja incidencia de hispanos tiene puede tener un problema estructural de fondo, que comparte con casi todos los parques de la nación.

Zarki explicó que el diseño de los parques, realizado en las décadas de 1950 y 1960, se hizo pensando en “núcleos familiares pequeños y no para las familias extendidas” que tradicionalmente los hispanos suelen tener.

El funcionario indicó que los hispanos suelen visitar el parque con muchos miembros de la familia y muchas de sus instalaciones, como las zonas de acampada, estaban pensadas para grupos de cuatro o cinco personas.

Los programas educativos del parque se centran en distritos escolares de localidades asentadas en el Valle de Coachella y sus alrededores: “Las estadísticas nos revelaron que alrededor de un 70 % de los visitantes de Joshua Tree vienen del sur de California y nuestra meta es servir a estas comunidades”.

Joshua Tree ofrece multitud de posibilidades para quienes quieran disfrutar de sus paisajes, como sus rocas de cuarzomonzonito, que emergieron a la superficie hace unos 100 millones de años y que lo han convertido en un refugio para los amantes de la escalada.

Pero la reserva es más conocida por sus bosques de yucca brevifolia, una singular variedad del agave bautizada como árbol de Josué (Joshua), por los colonizadores mormones de mediados del siglo XIX que afirmaron ver en ellos la imagen del patriarca mientras oraba.

Creado en 1937, en el punto donde confluyen los desiertos de Colorado y Mojave, el santuario protege 794.000 acres en las que se hallan halcones de cola roja o pájaros carpinteros, quienes comparten este espacio natural con conejos de cola negra, cascabeles del suroeste y lagartos de la noche, entre otros.

Una docena de senderos permiten observar varios de los puntos más famosos del ecosistema y sus formaciones rocosas que llaman la atención de los visitantes.

“Este paisaje le hacen sentir a uno como si estuviera en otro planeta, fuera de este mundo. El aire del desierto y los árboles de Joshua hacen de este un lugar especial”, dijo Christen Clark.