ARTE: Museo de Los Angeles devela gran roca “flotante”

TERRY PIERSON/THE PRESS-ENTERPRISE
El artista Michael Heizer sonríe antes de la apertura de su "Levitated Mass" en el museo de LACMA el domingo en Los Angeles, CA. 24 de junio 2012.
1 de 3 Next Image

La roca fue la estrella cuando el Museo de Arte del Condado de Los Angeles develó la más reciente creación del artista Michael Heizer: una roca de 340 toneladas colocada de manera que da la impresión de que está flotando en el aire.

Cerca de mil personas acudieron a la ver el enorme trabajo titulado “Levitated Mass” (Masa levitada) el domingo, 24 de junio, en el patio trasero del museo, donde se prevé que permanezca por siempre.

Su centro es el pedazo de granito de dos pisos de alto transportado casi 170 kilómetros (105 millas) desde una cantera en Riverside este año. Desde entonces, la roca ha sido cuidadosamente ubicada sobre una zanja de 142 metros (465 pies) de largo por la cual pueden pasear los visitantes al museo.

Desde la zanja, la roca parece estar suspendida en lo alto.

Heizer, de 67 años, quien rara vez aparece en público, estuvo presente para la ceremonia en la que se cortó el listón y encabezó la primera procesión bajo la gran roca. Por el camino, saludó y estrechó las manos de dirigentes del museo y entusiastas del arte.

También el domingo el museo inauguró “Michael Heizer: Actual Size”, una exhibición de más de una docena de enormes fotografías que muestran otros trabajos del artista.

Heizer quizás es más conocido por “Double Negative” (Doble negativo), una escultura de casi 460 metros (1.500 pies) de longitud en el sur de Nevada.

Heizer planeó por más de 40 años crear “Levitated Mass”, pero tenía que encontrar la roca perfecta para ello. Finalmente halló una en una cantera a las afueras de Riverside, hace unos siete años.

Tomó docenas de personas y un camión construido especialmente para trasladar la roca a través de 22 ciudades.

El viaje duró casi dos años en los que la piedra viajó sólo de noche y rara vez a más de 8 kilómetros por hora (5 millas por hora).

En agradecimiento a aquellos que toleraron el cierre de calles y otros retrasos, el museo está otorgando entrada libre por una semana a quienes residen en las áreas por las que pasó la roca.