TELENOVELAS: Cristián De La Fuente vive un “Amor bravío”

  /Cortesia
Silvia Navarro y Cristian De la Fuente protagonizan dos amantes en "Amor Barvio", el nuevo telenovela de Univision.
1 de 2 Next Image

Cristián De La Fuente confiesa que se enamoró a primera vista de su personaje en “Amor bravío”, la telenovela que se estrenará el lunes 13 de agosto por la cadena Univisión en horario estelar.

“Apenas leí el libreto, me fascinó, porque no es la típica novela rosa. Tiene romance, pero es una novela de acción, donde hay misterio, drama, una historia policial y mi personaje incluso va a la cárcel”, reveló a Efe el actor chileno de 38 años.

Para De La Fuente, que tiene licencia de piloto y es oficial en la reserva para la Fuerza Aérea chilena, este rudo galán es un sueño porque el rol le permite usar su capacidad como actor y como atleta, algo que no es lo más común en el mundo de las telenovelas.

La trama gira en torno a Daniel, un chileno idealista acusado injustamente de un crimen. Convencido de que la familia de una joven veterinaria llamada Camila (Silvia Navarro) es culpable de su desgracia, él lucha con todas las armas para limpiar su nombre. Por supuesto, como en todas las telenovelas, el arma más certera es la flecha de Cupido y Daniel y Camila muy pronto viven un amor “imposible”, pero solo hasta el capítulo final.

“Nunca me ha tocado interpretar un personaje que enfrente más obstáculos. Es un hombre que tiene que luchar por la felicidad. Pero al final todo se resuelve y hay un final feliz. A mí, en lo personal, Daniel me ha enseñado que por muy difíciles que se pongan las cosas, nunca hay que 'tirar la toalla'“, aseveró De La Fuente.

Lo más difícil para interpretar este personaje fue que “tuve que trabajar muchísimo en mi acento chileno”, bromeó.

El actor comenzó con papeles pequeños en la televisión chilena y en 1998 se trasladó a México, desde donde se dio a conocer a nivel internacional en series como “Reyes y Rey”.

Desde entonces ha participado en telenovelas de éxito como “Soñar no cuesta nada” y “Fuego en la sangre”, y en películas de Hollywood como “Driven”, al lado de Sylvester Stallone, y “Vampiros: Los muertos”, con el cantante Jon Bon Jovi.

En 2008 participó en el concurso de baile “Dancing with the Stars”, lo cual le ganó una enorme legión de seguidores entre el público estadounidense.

Pero a pesar del éxito obtenido, De La Fuente no se siente un hombre famoso.

“No me siento famoso, me siento conocido por mi trabajo. ¡Da Vinci era famoso! Yo no creo haber hecho algo todavía como para ser famoso”, expresó.

Quizás porque se siente, en sus propias palabras, “un tipo normal”, De la Fuente ha logrado hacer una tregua con la fama y nunca ha sido protagonista de escándalos en las páginas de la prensa rosa.

“Trato de mantener mi vida privada, privada. La gente y los medios a veces quieren saber más allá de uno. Pero no me gusta ventilar mis cosas. Yo no vendo mi matrimonio ni mis fotos; después que le abres las puertas de tu dormitorio a los fotógrafos, es muy difícil pedirles que no se metan en tu vida”, aseguró el actor casado desde 2002 con la también actriz y modelo Angélica Castro, con quien tiene una hija, Laura.

“Para mí lo más importante es mi hija y mi familia. Mi trabajo es una forma de vivir, pero mi razón de vivir es mi familia”, apuntó.

Para Cristián, que cuando está lejos de las cámaras disfruta practicando deportes, es muy importante mantener un balance entre el trabajo y la vida personal.

“No puede uno pasarse la vida trabajando. Es importante llenarse la vida de esas experiencias con la gente que uno ama, que son las que al final nos llenan de satisfacción”, aseguró De La Fuente.

Para cuando termine el rodaje de “Amor bravío”, el actor ya tiene planes de hacer otra telenovela con el mismo productor, Carlos Moreno, antes de estudiar algunas ofertas de Hollywood.