EN CONCIERTO: Enrique Iglesias y J.Lo conquistan al Staples

  /THE ASSOCIATED PRESS
Enrique Iglesias canta en el Honda Center de Anaheim, California, como parte de su gira conjunta con Jennifer López "Euphoria Tour 2012".
2 de 2 Previous Image

Con personalidades y estilos contratantes Enrique Iglesias y Jennifer López cautivaron al público angelino con su espectáculo “Euphoria Tour 2012”.

Fue eufórica la manera en que el público recibió al astro pop español, quien inició su presentación interpretando “Tonight” con un lleno total en el Staples Center de Los Angeles, una de las últimas ciudades que visitan durante esta gira.

Con un escenario fastuoso que incluyó pantallas gigantes, un juego de luces y color y rayos láser, Iglesias conquistó con su carisma y un espectáculo interactivo a la audiencia, que captaba cada uno de sus movimientos con fotografías y videos utilizando sus teléfonos inteligentes.

Ataviado con unos jeans, camiseta blanca y negra y chaqueta, el hijo de Julio Iglesias invitó de manera aleatoria al escenario a un joven del público, arrancando aplausos y gritos de emoción al preguntarle al sorprendido un poco de su vida.

Brindar por la amistad con José, el joven de Los Ángeles de ascendencia mexicana y salvadoreña, le permitió a Iglesias presentar una canción alusiva al tema, “Stand by Me”, en la cual compartió con el concurrente el micrófono y juntos recorrieron el escenario cantando a dúo.

Una lluvia de confeti cerró parte del espectáculo del ídolo español, quien durante un apagón de luces se trasladó a un escenario más pequeño instalado en el centro de la arena.

De igual forma subió al estrado a una persona del público, esta vez una mujer. La sorpresa y la entrega fue aún mayor cuando además de bailar con la chica de manera romántica selló esa parte del espectáculo besándola en la boca mientras interpretaba “Hero”. La joven no se podía controlar de la emoción.

Globos gigantescos que el público hizo flotar de un lado al otro cerraron de manera espectacular su presentación.

Minutos antes de salir al escenario el cantante había expresado que no está seguro de qué es lo que más disfruta de la gira. “Pero lo que intento hacer es dormir y descansar... después de que termino cada concierto”, dijo sonriendo.

La presentación de Jennifer López, para la cual se instaló una escenografía totalmente distinta, arrancó con un video que daba la bienvenida a un concierto lleno de glamour, energía y movimiento.

El espectáculo de la superestrella neoyorquina de origen puertorriqueño se enfocó más en resaltar la imagen de la artista con llamativos vestuarios que dejaban de manifiesto su espectacular figura.

Entre el público se encontraba, muy cerca del escenario, su novio Casper Smart, siguiendo con atención los movimientos sensuales de la cantante y el grupo de bailarines musculosos que la acompañaban. Casper, precisamente, es el coreógrafo detrás del vistoso espectáculo.

Con una energía impresionante López fue involucrando cada vez más al público, que saltó de sus asientos a bailar cuando aparecieron en el escenario los astros boricuas del reggaetón Wisin y Yandel para acompañarla en su exitosa colaboración “Follow The Leader”.

La actuación de J.Lo fue breve pero contundente, con un recorrido desde sus inicios hasta “On the Floor”, una de sus más recientes colaboraciones con el cubano Pitbull. Iglesias, en tanto, puso a cantar a sus fans con hits como “No me digas” y “Bailamos”.

Fueron tres horas de disfrute para un público hispano y anglosajón.